primeras contestaciones (meditación)

Ya he recibido alguna contestación por parte de gente más experimentada que yo en el asunto de la meditación. Lo cierto es que la meditación es un asunto muy subjetivo y lo que sirve para una persona puede o no sirvir para otra. Por lo tanto, entre diferentes personas es posible sugerir ciertas técnicas, ciertos ejercicios, ciertos patrones a seguir... pero una vez realizada la experiencia puede servirte o no, y en ese punto es cuando debes decidir si vas a seguir aplicando dichas técnicas o no. Y es que los humanos, con todas nuestras diferencias para pensar, para poder relajarnos, para poder acallar la mente, con todos nuestros canales sensitivos, con todas nuestras distintas vivencias, tenemos necesidades distintas y, por tanto, necesitamos procesos distintos para llegar hasta nuestra meditación. Por lo tanto, en el mundo de la meditación, pueden sugerirte y pueden ayudarte a que encuentres tu propio camino, pero nadie puede mostrarte tu camino, pues no lo pueden conocer, solo tu lo puedes encontrar.

La conclusión es que conseguir meditar sin que nos vengan pensamientos externos es algo que requiere mucha práctica. Siendo totalmente novato en la meditación es normal que en la mente aparezcan miles de pensamientos. Lo importante es no luchar contra ellos, todo lo contrario, aceptar que están ahí y dejarlos marchar sin recrearse en ellos. Observarlos como si de una película se tratase. Cuanto más se intenta luchar contra ellos más resistencia se encuentra.

Poco a poco será más fácil ser consciente del espacio entre varios pensamientos (cuando está la mente en blanco, en quietud, la no-mente de Osho) y ahí el propósito está en intentar mantener ese estado cada vez por mayor tiempo.

Por otro lado, al parecer puede que haya sido un poco exigente conmigo mismo a la hora de los tiempos, pues 20 minutos de meditación sin ser "molestado" por los pensamientos es realmente dificil en una persona no entrenada. Lo importante es que durante el tiempo que estemos meditando estemos el mayor tiempo posible sin pensamientos molestos, si por el contrario empezamos a tener diferentes pensamientos sería mejor parar. Por ello no es necesario iniciarse en la meditación durante 20 minutos, se puede empezar con un minuto, 2, 3, 5,... prolongando el tiempo progresivamente, pero tratando de que resulte fácil de realizar. Mejor poco y bien que mucho y mal. Así, aunque sólo se dediquen 5 minutos a la meditación y al trabajo de la respiración se podrán notar grandes cambios.

La respiración también es muy importante trabajarla, es muy importante respirar abdominalmente, sale por inercia cuando estamos tumbados boca arriba, pero es un poco más costoso si estamos de pie o en la posición más típica para la meditación. En mis cursos de teatro aprendí a realizar este tipo de respiración, es un poco complicado, pero con práctica se puede conseguir. En el teatro es importante respirar de este modo, pues ayuda a tener una voz más fuerte y clara (uno de los problemas que tuve cuando me inicié).

Para finalizar me han aclarado que una técnica de meditación concreta podría ayudarme, así como el ho´oponopono. Próximamente hablaré de dicha técnica de meditación y de que es el ho´oponopono.