entiendete y mejorate día a día

Voy a intentar explicar que significa para mi CAMBIAR, porque es positivo, porque nos enriquece, como aprovecharlo y porque es algo que deberíamos estar haciendo durante toda nuestra vida. Realmente siempre estamos cambiando, tras cualquier experiencia nuestro cableado interno cambia ligeramente y esto nos hace ser ligeramente distintos del mismo modo.

Pero, ¿que ocurre cuando las experiencias de la vida nos van cambiando y moldeando sin control?, bueno... podemos decir que estas son las circunstancias en las que se encuentra la gente de a pié, sobretodo cuando son jóvenes e inexpertos. Sin control ante el cambio podemos perder la visión hacia nuestros objetivos personales, en cuanto nuestra mente pierde el tiempo en otro tipo de problemas que de otro modo estarían resueltos. De este modo, nunca podemos llegar a ser aquel que deseamos ser, pues nuestros cambios no están bajo nuestro control y van por otros caminos.
Bajo estas circunstancias nos resulta complicado enriquecernos si nuestro entorno no cambia, pues no encontramos nuevas experiencias que nos nutran (por eso el hacer largos viajes o vivir en otro país siempre ha sido positivo para la gente, pues te enriquece sobremanera). Dentro de este funcionamiento del individuo es muy difícil de superar si algo nos hace infelices, pues si no estamos bajo una actitud de cambio y control nuestros sentimientos y sensaciones vuelan libremente.
Para analizar de forma pormenorizada que es el cambio y cual es su evolución he de explicar como vemos el mundo y como cuando cambiamos la forma de ver el mundo podemos llegar a cambiar el mundo.

Sí!... ya se... Dicho así parece algo exagerado, casi mágico... pero una vez quede explicado verás como tiene mucho sentido y te preguntarás como no has podido darte cuenta antes. Espero poder explicarlo de forma precisa.

Primero voy a explicar como vemos el mundo y el porqué de su subjetividad. Digamos que dentro de nuestro cerebro tenemos un cableado, dicho cableado a sido creado, en gran medida, determinado por los genes de nuestros padres, y por otro lado, se ha ido modificando de forma muy leve en todas nuestras experiencias. Si dicha experiencia se dio junto a un sentimiento o sensación extrema, el cambio en el cableado es mayor. Por eso recordamos con todo lujo de detalle aquellas experiencias muy fuertes, como un accidente, una pelea; pero lo mismo ocurre con experiencias positivas, como por ejemplo con un primer beso. Las experiencias más normales también influyen en dicho cableado, pero en menor medida, por lo que hacen falta muchas repeticiones para hacer cambios importantes.
Dicho cableado es un lío de todos nuestros pensamientos, nuestras creencias, nuestros prejuicios, y todo aquello que determina quienes somos, que nos ha pasado... Y, ¿de que modo determina esto la forma en que vemos el mundo? bueno, esto creo que es bastante sencillo de explicar. Cuando un perro nos ataca lo que ocurre es lo siguiente:


  • ataque del perro
  • sensación fuerte, ese perro me esta atacando!
  • segregación de ciertas sustancias en el cuerpo para reaccionar adecuadamente
  • segregación de ciertas sustancias en el cerebro para “grabar” de forma segura la información importante para futuras experiencias parecidas. Con ello tenemos grabado el recuerdo del perro atacándonos y con ello la creencia de que dichos animales son peligrosos...
  • (después de un tiempo) vemos un perro
  • nuestro cerebro hace segregar en el cuerpo las sustancias necesarias para actuar adecuadamente en caso de peligro (se prepara para un ataque aunque aún no ha ocurrido nada)
  • dichas sustancias hacen, también, que la atención se centra en el animal y en las posibilidades para escapar

Que es lo que ocurre aquí?, la verdad es que es bastante sencillo, después de una experiencia aprendemos como reaccionar a situaciones parecidas en las que nos podemos encontrar en fechas futuras. De este modo, en muchas ocasiones, bajo este esquema, podemos crear prejuicios injustificados como en el caso del perro que nos asusta sobremanera cuando somos pequeños. Bajo esta experiencia funcionamos con la creencia de que los perros son peligrosos y creamos un prejuicio subjetivo y ampliamente injustificado, aunque puntualmente válido. Este prejuicio hace que salten en nosotros todas las alarmas de alerta bajo la presencia de perros, lo que no nos deja disfrutar de ellos bajo ningún concepto.

De este modo, bajo un sinfín de experiencias, obtenemos la forma de comportarnos o nos programamos para actuar bajo las diferentes situaciones de la vida. Esto es lo que se llama el mapa mental, que no es mas que el cableado interno que tenemos y que nos da las instrucciones oportunas para percibir y actuar sobre la realidad. Dicho mapa mental es distinto en todas las personas. Para poner un ejemplo, por el mismo hecho que esa persona se siente incómoda con la presencia de perros otra que ha disfrutado de buenas experiencias con ellos durante toda la vida no tendrá ningún problema para encontrarse con ellos. Y aquí encontramos dos experiencias distintas, con ello dos cableados distintos, dos mapas mentales distintos y finalmente dos maneras diferentes de ver la realidad, y por tanto, de actuar en ella.

No es muy complicado entender que modificando nuestro mapa mental podemos modificar nuestra realidad, pues la percibimos y actuamos en ella de una forma diferente. Y es que hay un sinfín de realidades que no percibimos, que ni siquiera podemos imaginar, pues no somos conscientes que existen, al no haberlas experimentado de un modo u otro, y ello nos deja fuera de lo que nos pueden llegar a aportar. Están ahí, sí, las podemos aprovechar, pero en la actualidad y con nuestro mapa mental, simplemente, se nos pasan por alto.

Entonces, ¿como provocar ciertos cambios en nuestro mapa mental para poder aprovechar mas posibles realidades existentes en nuestro entorno?, lo cierto es que a día de hoy vivimos en la era de la información, hoy más que nunca tenemos acceso a más realidades, a más posibilidades, a más información. Y ello, puede ayudarnos sobremanera.

Así pues, un buen método para realizar dichos cambios en nosotros mismos, cambios que nos hagan cambiar nuestro mapa mental y por tanto nuestra percepción de la realidad y de la forma en la que actuamos en ella es, sencillamente, la lectura. Pero no de cualquier libro, no de cualquier noticia, no de cualquier información. Hoy, más que nunca, debemos ser muy selectivos, pues nos encontramos rodeados de una cantidad de información abismal, y del mismo modo de una cantidad de ruido informativo aún mas grande. Por ello hay que ser muy selectivos, y hay que usar las herramientas de búsqueda oportunas.

Ahora te lanzo una serie de preguntas. ¿que quieres cambiar?, ¿que te gustaría mejorar en tu vida?, ¿que cambios crees que podrían proporcionar mejoras?, ¿que experiencias piensas que podrían proporcionarte una visión más real o más rica de la realidad?, ¿quién quieres ser?...

... y después de ello te quiero preguntar... ¿que tipo de experiencias podría provocar dichos cambios?, ¿en que tipo de libro crees poder vivir dichas experiencias?, ¿que autores?, ¿que libros?...

Bien, tal vez ahora te sientas un poco perdido, ¿con algo tan simple como la lectura se puede conseguir cambios tan grandes?, bien... pues así es, la lectura es el mejor punto de partida para realizar cambios, la lectura es el mejor punto de partida para comenzar a grabar en nuestro mapa mental las experiencias que necesitamos vivir y, con ello,  lanzarse a vivir dichas experiencias que terminen por cambiarnos como personas. Pues, no hay mejor modo de lanzarse a vivir nuevas experiencias que el saber que vas a proporcionarte a ti mismo al vivirlas.

Por ello, estoy bien seguro de decir, que con una lectura vas a cambiarte a ti mismo, en mayor o menor medida. Y, después de dicha lectura, vas a tener mas opciones a la hora de ver y actuar sobre la realidad, podrás lanzarte hacia nuevas experiencias, podrás comenzar a reaccionar de formas diferentes y podrás comenzar a vivir tu día a día de un modo diferente. Puedo asegurarte que en no mucho tiempo, un pequeño libro, puede cambiarte la vida, puede cambiarte la forma en la que ves el mundo, puede cambiarte tu realidad.

Como conclusión, destacar que nuestras posibilidades están muy limitadas por nuestras experiencias, pues solo empleamos una pequeña parte de nuestros recursos físicos y mentales. Con ello nuestras creencias y pensamientos nos proporcionan un mapa, un mapa mental con el que interpretamos la realidad. Dicho mapa es el que nos limita, pero lo bueno es que dicho mapa puede ser modificado y enriquecido: por la lectura de libros, modificando nuestras creencias, experimentando cosas nuevas... De este modo en el momento en que modificamos dicho mapa cambiamos el modo en el que vemos la realidad. Y si vemos la realidad de un modo distinto, actuaremos ante ella consecuentemente.

Porque lo único que permanece constante es el cambio (nuestro mapa mental está en permanente cambio), dirige mediante la lectura y las experiencias que buscas en que dirección quieres cambiar.