sí!, pero no…

seduccion en la playa

Todo paso muy rápido aquel día, yo tenía mucha valentía dentro de mi después de una noche con muchos éxitos y tú estabas ahí, vulnerable, pero dispuesta a todo. Solo me hizo falta un poco de conversación para besarte, lo hice diciéndote suavemente al oído, mientras te daba suaves besos que el camino hacia tus labios se puede recorrer de muchas maneras. Y así fue, recorrí el camino de la forma más dulce que podía concebir y tú te abalanzaste sobre mí, tenías un gran deseo interior que te concentraste en satisfacer.



No pude dejar de pensar en la diferencia de edad que nos separaba, por aquel entonces es lo único que me preocupaba. De esta forma nos vimos pocas veces, aunque intensas, y nos separamos durante un largo tiempo.
seduccion bajo la luna
Hemos vuelto a estar juntos en algunas ocasiones y cada vez tengo más claro que no eres lo que busco, quiero aventura, quiero fogosidad, quiero picardía, quiero un poco de puñetería, quiero locuras y tu no me lo proporcionas. Primero fuimos a la playa, la tensión sexual no actuó sobre ti. Luego nos dirigimos a la montaña ni siquiera la tensión de estar en un lugar desconocido, lejos de toda sociedad, en lo alto de una montaña, con solo la luz de la luna, con unos ruidos que nos asustaron, resultando ser caballos en libertad; ni siquiera todo esto te activo como mujer, ni siquiera te activo como animal. En muchas ocasiones te he transmitido que es lo que busco, intentando subcomunicarte que es lo necesario para seducirme y parece que no lo captas.


Tu suave piel, la belleza de tus rasgos, el dulce olor que susurra tu piel, la inocente e ilusoria mirada que transmites no es capaz de superar esos grandes vacios que encuentro y que tan aburrido y distante me hacen ser. Qué hacer con una chica que no me proporciona lo que necesito, qué hacer con una chica que no se lanza al vacio, que hacer contigo.


Lo siento, pero esta relación ya esta sentenciada, sentenciada a un fracaso perpetuo y continuo; sentenciada a una perdurable  separación emocional. Quizá puedas tenerme más veces, quizá intente hacerte superar tus problemas de vergüenza juvenil, quizá si algún día liberas tu mente y te lanzas a la aventura puedas tenerme, quizá solo necesites tiempo, mientras tanto  se tu misma, yo seré yo mismo.


Si, seguiré buscando a mi chica especial, pues encontrarla es uno de los principales retos de mi vida y no parare hasta conseguirlo. Puede estar en cualquier lugar, en cualquier hora y en cualquier estado, solo tengo que buscar.